No son muchos los lugares en que uno entra y se siente inmediatamente cómodo; es más, son muy pocos.  Sin embargo no hay que irse muy lejos para  poder disfrutar de una oferta como la anunciada.

En Villanueva de la Cañada lo saben bien, por ello The Capi Tavern (que nacía  en 1998) es el local de  moda, lo más puntero, porque es uno de esos sitios en que todo resulta tan acogedor que dan ganas de no  marcharse.

La madera que recubre el local, la iluminación tan cuidada y cálida, y ese ambiente tan nocturnamente  sano que se logra por las noches hacen de este lugar un sitio de referencia obligada. Parada necesaria. Si a
esto añadimos las actuaciones en directo de todo tipo que alegran a los visitantes la ya de por sí alegre
noche, la cita es más que ineludible.

Las ofertas no se limitan al buen copeo de todo bar de copas que se precie, sino que puede degustarse sin
arrepentimiento una buena oferta gastronómica
(las carnes, costillas y hamburguesas son, sin duda, su punto fuerte).

Hay diferentes salas en The Capi Tavern, porque si algo han sabido crear es el ambiente adecuado para
cada oferta. En una de esas salas nos encontramos con unas impresionantes sillas medievales que le
otorgan al lugar una seña de identidad más.

El nexo entre los distintos ambientes pasa por la decoración con motivos hípicos que encontramos por
todo el local.